1. El cuarto de oración provee un lugar de encuentro con Dios para todos aquellos que no tenemos un lugar apropiado para orar en nuestras casas.
  2. A muchos nos cuesta orar por nuestra cuenta y es de mucha ayuda estar inmersos en una comunidad que tiene una cultura de oración y adoración.
  3. Es vital ponernos de acuerdo con Dios y con otros en cualquier cosa que pidamos. Si crecemos en nuestra relación con Dios, crecemos en amor, eso afecta todas nuestras demás relaciones. El cuarto de oración provee un espacio donde se pueden cultivar amistades auténticas.
  4. A pesar de que Dios esta en todas partes, y quiere tener una relación con nosotros que trascienda las 4 paredes, nuestra tendencia a desconectarnos de El y a desenfocarnos hace que estemos llenos de actividades y descuidemos nuestra vida de comunión con Dios. Tener un tiempo y un lugar especial para estar con Dios es clave para no dejarnos llevar por la rutina y los afanes.

Volver Web Statistics